Son órganos, que son como ampollas sensoriales especiales, receptoras de campos eléctricos y están formados por una red de canales con electro-receptores  que tienen los tiburones, las rayas y las quimeras.  Cada ampolla consiste en un canal lleno de sustancia gelatinosa en cuyo fondo se encuentran grupos de pequeñas ampollas llenas de células electro-receptoras, con una abertura hacia el exterior por medio de un poro en la piel. Están generalmente agrupadas en el cuerpo, estando cada grupo de ampollas conectadas con diferentes sitios de la piel, preservando la simetría bilateral. El largo de los canales varían de un animal a otro, pero la distribución de los poros es aproximadamente específica para cada especie. Los poros de las ampollas son claramente visibles como puntos oscuros en la piel. Proveen a los elasmobranquios (peces cartilaginosos) de un “sexto sentido” capaz de detectar tanto campos electromagnéticos como gradientes de temperatura en el agua.

Fueron descubiertas por el italiano Marcello Malpighi las cuales serían descritas por primera vez de modo detallado en 1678 por el médico italiano Stefano Lorenzini.                                                                                                       Los tiburones podrían ser más sensitivos a los campos eléctricos que cualquier otro animal, con un umbral de sensibilidad bajo, de un voltio medido en un centímetro de largo de ampolla aproximadamente. Todos los animales producen un campo eléctrico en la contracción muscular, es fácil imaginar que el tiburón podría captar estímulos eléctricos débiles emitidos particularmente por sus presas sin embargo eso no es lo único que les atrae.

Leave a Reply

Your email address will not be published.